Producción en masa y la obsolescencia programada

Actualmente, vivimos bajo una economía basada en las transacciones, es decir, una economía que depende de grandes patrones de consumo, los cuales conducen a una extracción cada vez mayor de recursos naturales.

Con productos diseñados para la obsolescencia programada, cada año se generan hasta 50 millones de toneladas de residuos electrónicos, de los cuales alrededor del 85%, suele acabar en rellenos sanitarios. Esto supone un riesgo para el medio ambiente y la salud de personas, animales y plantas.

La producción en masa y la obsolescencia programada generan graves daños medioambientales, en forma de emisiones de carbono por la fabricación, el transporte, el uso y la eliminación de los productos.

¿Cómo se soluciona este problema?

Diseña tus productos para que generen cero emisiones.

Life cycle thinking

“Life cycle thinking” o análisis de ciclo de vida, es una forma de pensar que incluye las consecuencias económicas, medioambientales y sociales de un producto o proceso a lo largo de su vida útil.

La mejor manera de iniciar un proceso de descarbonización o sustentabilidad, es mediante el life cycle thinking, ya que, puede hacer que su producto o servicio sea más sostenible y que satisfaga mejor las necesidades de los usuarios.

Como mapear el ciclo de vida de un producto

  • Paso 1:

Define el alcance del estudio:

Todos los productos son diferentes. La funcionalidad requerida establece el alcance de lo que estás analizando.

  • Paso 2:

Identifica la extracción de materiales:

Determina todo lo que debe ocurrir para extraer las materias primas de la naturaleza. Dependiendo de la complejidad de los productos, este análisis puede ser bastante detallado.

  • Paso 3:

Fabricación y transporte de productos:

Considera cómo las materias primas se transportan al lugar donde serán transformadas y todo el proceso de fabricación por el que pasarán para llegar a ser producto terminado.

  • Paso 4:

Fase de uso:

Examina los diferentes casos en los que tu producto será usado. ¿Qué tanta energía se requiere para usarlo?

  • Paso 5:

Opciones para fin de vida de un producto:

Establece vínculos entre los materiales utilizados y las formas más probables en que serán desechados. ¿Reciclaje? ¿Compostaje? ¿Relleno sanitario?.

Mapeo del ciclo de vida de un producto

Medidas para la descarbonización como las fuentes de energía renovables, aunque cruciales, sólo abordan el 55% de las emisiones de carbono. El 45% restante viene de la producción, fabricación y eliminación de los productos que se utilizan a diario. El análisis de ciclo de vida permite obtener soluciones a raíz del problema, ya que el diseño inicial del producto tiene una gran influencia en el grado de producción, uso y eliminación.

Escoge bien tus materias primas

Los materiales que conforman tu producto son esenciales. Sin embargo, a menudo se descuida su impacto medioambiental. La selección de materias primas es donde inicia el proceso de descarbonización de los productos.

Existen dos tipos de materiales:

  • Materiales biológicos:

Son los materiales naturales que pueden volver a entrar en el mundo de forma segura, una vez que hayan pasado por uno o más ciclos de uso. Estos materiales se biodegradarán con el tiempo, devolviendo los nutrientes incorporados al medio ambiente.

  • Materiales técnicos:

Son los materiales sintetizados, como los metales, los plásticos y los productos químicos sintéticos, que deben pasar continuamente por el sistema para que su valor pueda ser capturado.

Al diseñar productos con materiales que provienen y fluyen de forma segura en la naturaleza, se puede contribuir a la creación de una economía de materiales que elimine el concepto de residuo.

Diseña con base al rendimiento

Mejora la durabilidad de los productos

Prolongar la vida útil de un producto es una de las formas más eficaces de reducir su impacto global. Diseñar con un nivel adecuado de durabilidad y longevidad ayudará a conseguirlo. 

Facilita el mantenimiento

Ofrece los productos como un servicio, en lugar de como un producto que se compra y luego es propiedad del cliente. Esto ayuda a que el fabricante diseñe productos que se construyen para durar, utilizando componentes reciclables o reutilizables, en lugar de un enfoque más desechable.

Diseña para el reciclaje o reutilización

Permitir la remanufacturación o reutilización de los productos puede contribuir enormemente a reducir su impacto medioambiental global, y también a disminuir el costo de fabricación de nuevos productos a partir de materias primas. 

Si eres una PYME interesada en medir y reducir sus emisiones, revisa los servicios que sinCarbono ofrece para ti y agenda un demo.